La Historia es un incesante volver a empezar

(Tucídides, historiador ateniense, 460-396 a.c.)

Repasar la historia es muchas veces poder ser capaces de entender el presente de las cosas.

Una empresa líder como Talleres Viñas siempre es el resultado de un trabajo bien hecho, de una evolución constante y de una perseverancia inquebrantable. Y es también el resultado de todo el empeño, entusiasmo e inteligencia de las personas que la han ido construyendo y mejorando día a día a lo largo de su historia.

Historia de Talleres Viñas

Una saga familiar

Talleres Viñas y sus tres generaciones 1924-2016

Nuestra historia comienza hace casi 100 años de la mano de Francisco Viñas Manso, su fundador.

No sería posible explicar la trayectoria de la empresa desde entonces sin entenderla como el resultado de una vida de esfuerzo, dedicación e ilusión por parte de tres generaciones de la familia Viñas.

Tres generaciones de una saga familiar que ha logrado hacer de Talleres Viñas la empresa líder en electrotécnica industrial que es en la actualidad.

Corre el año 1924 cuando el joven Francisco Viñas Manso comienza su vida laboral como mecánico ajustador. Su interés por la materia le hace adquirir grandes conocimientos y junto a su carácter activo, consiguen llevarle rápidamente a ser oficial y, con el paso del tiempo, a decidir emprender su aventura en solitario.

Su hijo mayor, Francisco Viñas Castro se incorpora a la empresa familiar al cumplir la mayoría de edad y lo mismo harán, años después, sus otros dos hijos menores, Eduardo y Carlos Viñas Gay. Son épocas difíciles, en una España de posguerra en la que la falta de medios y la escasez de suministros suponen un reto fundamental.

Fallece Francisco Viñas Manso, el fundador, en el año 1968 a los 60 años de edad, dejando viuda y cinco hijos. Y es su viuda, Evangelina Gay, quien toma las riendas de la empresa junto a sus tres hijos varones (Francisco, Eduardo y Carlos) iniciando una nueva etapa.

Historia Talleres Viñas Servicio técnico
Historia Talleres Viñas

Bombas Inlet

Tiempos de reinventarse
1975

En esos años escasean los fabricantes españoles, pero Talleres Viñas consigue trabajar para el Servicio Técnico Oficial del prestigioso fabricante italiano Vema, lo que constituye un gran éxito en ese momento. Se realizan numerosas reparaciones y bobinados eléctricos y la marca italiana se muestra tan satisfecha que decide producir en España, importando los materiales desde Italia y cerrando un acuerdo con Talleres Viñas para que sea quien fabrique los motores eléctricos.

Con unos 15 empleados, Talleres Viñas llega a fabricar unos 120 estatores al día y 25.000 motores al año, manteniendo una colaboración que se extiende durante 15 años hasta la desaparición de Vema como fabricante.

Es esta experiencia la que les inspira a emprender, en el año 1975, la creación de una fábrica propia, Bombas Inlet, cuyo primer producto será la reconocida bomba Inlet para piscinas, caracterizada por su robustez y la calidad de sus materiales, lo que le otorga una gran implantación y aceptación en el mercado. Es tan alta la calidad de estas bombas de piscina que continúan a día de hoy funcionando con total precisión en un sinfín de instalaciones.

Inlet seguiría fabricando modelos de bombas para diferentes aplicaciones hasta que la evolución de precios y costes en el mercado y la irrupción de los materiales plásticos obliga, en el año 1981, a tomar la decisión de cerrar la fábrica Inlet y continuar ofreciendo los servicios de Talleres Viñas.

Historia Talleres Viñas

Nuevas generaciones

Mayor capacidad y tecnología
2000-2016

En el año 2000 se jubila el mayor de los tres hermanos, Francisco Viñas Castro, pero para entonces la tercera generación Viñas, con los hijos de Eduardo Viñas Gay (Eduardo y José Ignacio Viñas Velasco) ya se encuentra preparada para tomar el relevo y emprender una nueva etapa de consolidación y crecimiento que llega hasta nuestros días.

Con un nuevo local, nuevas instalaciones y una mayor capacidad y tecnología. Adaptando los servicios y la forma de trabajar a las necesidades y exigencias del mercado actual. De la mano de los mejores fabricantes y proveedores del sector para poder ofrecer aquello que ha sido una constante de Talleres Viñas desde hace casi un siglo: La calidad.

Tres generaciones y un solo objetivo: satisfacer las necesidades del cliente y convertir a Talleres Viñas en la empresa líder del mercado que es hoy en día, que se distingue del resto gracias a la calidad de los servicios, la amplia oferta disponible y la seriedad y profesionalidad de los procesos.